En los últimos años el término “Dislexia”, está cobrando gran relevancia dentro del ámbito educativo, debido a que la dislexia es una dificultad en la lectoescritura que afecta a un elevado número de niños, los cuales presentan problemas a la hora de superar las exigencias educativas.

Por desgracia, la falta de formación de los profesionales, la inexperiencia en realizar diagnósticos tempranos y la incompetencia del sistema educativo para tratar las necesidades concretas de los niños disléxicos, ha provocado que, durante años, muchos de los niños y niñas disléxicos se hayan etiquetado como vagos, torpes o despistados, lo que ha fomentado el fracaso escolar en esta población.

A pesar de que la legislación de nuestro sistema educativo aboga por la “Atención a la diversidad”, la realidad de las escuelas sigue siendo que hay que “superar un listón homogéneo” para aprobar o suspender, sin tener en cuenta que todos los niños no aprenden de la misma forma ni al mismo ritmo y, por ello, unos no son más válidos que otros. Por tanto, habría que plantearse si la dislexia es un problema del niño en cuestión o de la institución que no sabe adaptarse a las necesidades de ese niño.

Este tema ofrece una amplia reflexión, pues el fracaso escolar de los niños con dislexia afecta severamente a numerosas familias que ven como sus hijos tardan tres veces más que sus compañeros en hacer los deberes, dedican muchas horas para prepararse los exámenes, no pueden “salir a jugar” porque tienen que ir al logopeda y, en definitiva, pierden la mayor parte de su infancia delante de un libro, sin obtener ningún resultado positivo, lo que, en la mayoría de ocasiones, lleva a estos niños y niñas a tener problemas de autoestima, presentar cuadros de estrés, dolores de cabeza, insomnio y apatía y desinterés hacia todo tipo de aprendizajes.

En esta página sobre dislexia vamos a tratar esta “Dificultad de la lectoescritura” de una manera práctica, basada en la experiencia de profesionales que trabajan día a día con niños y niñas disléxicos, que conocen los problemas que la dislexia provoca en las familias y las necesidades que estas plantean. Por ello, a parte de ofrecer una breve información teórica sobre la definición, etiología y diagnóstico de la dislexia, en esta página encontrarás:

 

Todo ello con la finalidad de dotar de herramientas prácticas a padres, maestros, pedagogos, logopedas y demás profesionales, para que, entre todos, podamos atacar esta dificultad, que se sitúa entre las principales causas del fracaso escolar.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.