Screening básico para detectar a un niño/a disléxico en el aula.

El maestro/a, y sobre todo el tutor/a, son las personas  más idóneas para alertar del riesgo de dislexia en algún alumno/a concreto y, así, poder derivarlo al equipo de orientación. Por tanto es necesario que, además de los signos para detectar la dislexia en distintas edades, tenga claro que algunas características de los niños disléxicos, las cuales se suelen atribuir a falta de atención, inmadurez, desinterés o baja capacidad intelectual,   están provocadas por un trastorno neurológico de carácter persistente y específico.

Características de los niños disléxicos en el aula

– Son muy desorganizados y despistados.

– Pierden mucho tiempo antes de comenzar a realizar una determinada tarea.

– Les cuesta plantear y estructurar una historia para contarla o para escribirla.

– Necesitan excesivo tiempo para realizar tareas de escritura.

– Cuando no comprenden algo tienden a distraerse y a desconectar.

– Persisten los problemas de disgrafía a pesar de trabajar continua y sistemáticamente la caligrafía.

– Se cansan y distraen con facilidad mientras realizan tareas relacionadas con la lectoescritura debido al sobreesfuerzo que les supone.

– Tienen dificultad para alinear la escritura, respetar los márgenes y los espacios.

– Si se les pide que escriban con una grafía correcta y lentamente,  comienzan con buena letra pero se va desestructurando a lo largo del renglón.

– No aprenden por tareas repetitivas, por lo que copian una misma palabra veinte veces y vuelven a escribirla mal en una redacción o dictado.

– Se niegan a leer en voz alta en clase porque se sienten avergonzados y en ocasiones aparecen conductas negativas y desafiantes.

– Se bloquean en los exámenes con facilidad, principalmente si saben que tienen un tiempo determinado.

– Tienen unos días “buenos” y otros “malos” sin causa aparente.