¿Merece la pena?

Aunque este test se publicó a finales del año 2020, hemos esperado a aplicarlo en distintas ocasiones para tener una opinión más objetiva.

Y, una vez utilizado, creemos que sí merece la pena.

 

VENTAJAS E INCONVENIENTES DESTACADOS

  Incluye dos baterías, una de detección temprana de 4 a 6 años y otra de diagnóstico para valorar el riesgo global de dislexia de 7 a 70 años.

¡¡Valora el riesgo de dislexia en adultos!!

Puede aplicarse hasta los 70 años para complementar el diagnóstico diferencial de dislexia en adultos, algo muy interesante porque en español no contábamos con test específicos para ello.

¡¡Identifica a prelectores en riesgo a edades tempranas!!

Se puede aplicar con niños y niñas que aún no saben leer, detectando quienes podrían presentar riesgo de tener dislexia en el futuro. Este predictor permite intervenir de manera preventiva, antes de que la dificultad suponga un verdadero problema.

 

 Se aplica fácilmente en poco tiempo.

En el cuadernillo de anotación del PROLEXIA aparecen las instrucciones de aplicación y las tablas de registro con mucha claridad. Incluye tareas sencillas que se pueden aplicar en aproximadamente 30 minutos.

 

 Valora el tiempo en dictado de palabras y pseudopalabras.

Algunos escolares con dislexia realizan bien ciertas tareas pero requieren mucho más tiempo para ello. Puede que hayas escuchado que para leer en español, a partir de ciertas edades, los disléxicos son precisos pero lentos, pues esto también se aprecia en cierto modo al escribir. Por tanto, valorar el tiempo, además de la precisión en el dictado, nos parece un gran acierto.

 

 Tiene una fuerte fundamentación teórica de base.

Solo hay que leer el nombre de sus autores para valorar la calidad de los estudios y fundamentos teóricos que hay detrás.

En esencia, esta batería se basa en la teoría más aceptada actualmente sobre la dislexia.

Dificultad específica de aprendizaje de origen neurobiológico, caracterizada por dificultades en la precisión o fluidez en el reconocimiento de palabras, deficiencias en la escritura y en las capacidades de decodificación y deletreo. Dificultades que derivan de un déficit en el componente fonológico del lenguaje y que no va acompañado de otras dificultades o de falta de instrucción adecuada. Es decir, se trata de una dificultad específica o inesperada y persistente.

Por este motivo incluye las pruebas que en el momento actual se consideran más predictivas o que presentan mayor correlación con la dislexia, lo cual hace que supere a test como el DST-J que tiene una función similar pero incluye algunas pruebas que no cuentan con suficiente aval científico.

En detección temprana valora: Discriminación fonológica en palabras, segmentación silábica, memoria fonológica con pseudopalabras, memoria a corto plazo con dígitos y tareas de acceso al léxico por RAN o nombrado rápido de elementos.

En diagnóstico valora: Omisión e inversión de sílabas, sustitución de fonemas, memoria a corto plazo con dígitos, tareas de RAN y deletreo, lectura y escritura de palabras y pseudopalabras.

Para delimitar empíricamente qué tareas eran más discriminativas a la hora de diagnosticar la dislexia realizaron un estudio piloto con 31 tareas y 321 sujetos, de las cuales seleccionaron las tareas que incluye la batería.

El estudio definitivo de análisis y tipificación de las tareas se llevó a cabo con una muestra de 2.830 sujetos, distribuidos por rangos de edad para obtener cálculos estadísticos significativos para todos los rangos.

 

El manual resulta muy útil para comprender la dislexia.

El manual, además de la habitual fundamentación psicométrica, incluye un apartado de fundamentación teórica en el que se explica qué es la dislexia, su origen y cómo entender el diagnóstico y la detección. También incluye un apartado de interpretación de resultados con casos ilustrativos, un apartado de aplicación con indicaciones claras y directas y un apartado final con orientaciones básicas para la intervención de la dislexia.

 

 No se aportan los baremos.

El test solamente permite corrección online, algo habitual en los test publicados por TEA en los últimos años y que, a quienes nos gusta hacer valoraciones minuciosas, analizando cada detalle, nos parece un horror.

En parte, no aportar las tablas de baremos, más allá de llevarte a pagar por cada corrección, limita en el sentido de aplicar unas tareas concretas en caso de necesitarlo y tampoco puedes contrastar con baremos de otros cursos o edades para comprender mejor el perfil.

Facilita la corrección pero limita el análisis y la interpretación por parte del profesional especializado.

 

 No tienen en cuenta el tiempo en tareas de conciencia fonológica.

Al igual que valorábamos como positivo medir el tiempo en tareas de dictado, creemos que sería muy interesante valorar el tiempo en las tareas de conciencia fonológica, ya que hay sujetos que las realizan correctamente pero tardan mucho en emitir una respuesta porque tienen que usar mil artimañas para lograr el resultado.

Durante la aplicación del test hemos detectado este aspecto. Algunos escolares han obtenido buena puntuación en estas tareas pero al observar el esfuerzo y el tiempo que les ha llevado resolverlas, entendemos que su habilidad no muestra un nivel adecuado en relación a otros sujetos que han resuelto las mismas tareas de manera casi inmediata.

Por tanto, creemos que la valoración podría ser mucho más rigurosa si se mide el tiempo de ejecución en las tareas de conciencia fonológica igual que se hace en lectura, escritura o RAN.

 

 No se incluye la Interpretación de las tareas de RAN de objetos y de colores.

Aunque se indica que las tareas de RAN valoran el acceso al léxico o recuperación de información fonológica, no se especifica por qué esta tarea se lleva a cabo con dos elementos distintos y qué implica tener buenos resultados en uno respecto al otro, así como, en tiempo frente a errores y viceversa.

 

Hasta aquí la valoración, indicando que aún no lo hemos aplicado con adultos, por lo que estas ventajas e inconvenientes hacen referencia especialmente a la experiencia con población escolar.

Si has aplicado el PROLEXIA agradecemos cualquier aportación o comentario al respecto. ¿Qué te ha parecido? ¿Crees que es una buena herramienta? ¿Merece la pena?