Cuando un niño comienza a leer cree que para comprender el texto solamente hay que decodificar las palabras, lo mismo que les ocurre a la mayoría de “malos lectores” y disléxicos